In Noticias
0

Este nuevo reglamento comunitario, que entró en vigor el 3 de diciembre, protege a los consumidores europeos en sus compras online, garantizando la igualdad de trato de todos los clientes, independientemente de su nacionalidad, país de residencia o el lugar de emisión de su tarjeta de crédito, y constituye el primer paso hacia un mercado único digital europeo.

Su aplicación todavía es muy limitada, porque hay varios sectores excluidos, como los servicios financieros, sanitarios, transporte, audiovisuales y todos los protegidos por derechos de autor. Además, hay que tener en cuenta que las legislaciones nacionales aplican diferentes tipos de IVA, por ejemplo.

El fin del bloqueo geográfico se aplicará en los siguientes casos:

  • Compraventa de bienes, siempre que la entrega se realice dentro del ámbito territorial ofrecido por el vendedor.

Un empresario español que se dirige al mercado español no tendrá obligación de enviar sus productos a Polonia, por ejemplo, pero si un consumidor polaco accede a su tienda online, el vendedor sí deberá facilitarle la entrega de sus productos en el lugar que prefiera dentro del territorio español.

  • Prestación de servicios en un lugar físico determinado: hoteles, conciertos, acontecimientos deportivos, parques de atracciones, alquiler de vehículos…
  • Prestación de servicios por medios electrónicos: servicios en la nube, depósito de datos o alojamiento de páginas web, por ejemplo.

Este Reglamento ya está en vigor desde el pasado 3 de diciembre, por lo que todos los comerciantes o prestadores de los servicios afectados deberán adaptar sus páginas web para evitar la discriminación geográfica de los consumidores europeos.

Recent Posts