In Noticias
0

La entrada en vigor de la nueva LOPD llegó acompañada de cierta polémica política, por la introducción a última hora de una disposición final (no prevista en el Proyecto inicial) que modificaba la Ley de Régimen Electoral, permitiendo a los partidos políticos la utilización de medios tecnológicos para recopilar datos personales relativos a opiniones políticas y enviar propaganda electoral.

Las próximas elecciones generales y municipales serán los primeros comicios en los que se aplicará la nueva LOPD.

La Agencia de Protección de Datos acaba de publicar una circular en la que detalla los criterios que aplicará para limitar la propaganda electoral y supervisar la actividad de los partidos políticos cuando realicen encuestas, sondeos y análisis sobre opiniones políticas o intención de voto.

Los partidos podrán recopilar opiniones políticas libremente expresadas por los ciudadanos en páginas web y otras fuentes de accesos público (Facebook, Twitter y otras redes sociales), pero la Agencia de Protección de Datos impone ahora algunas limitaciones a estos tratamientos, exigiendo «garantías adecuadas» como la agregación o la anonimización de los datos, la obligación de contar con un Delegado de Protección de Datos, realizar una Evaluación de Impacto previa, adoptar rigurosas medidas de seguridad y destruir todos los datos en cuanto finalice la campaña electoral.

Con todas estas exigencias, la AEPD intenta evitar que se repita en nuestro país un escándalo como el de Cambridge Analytica, aunque obviamente el tratamiento de datos tan sensibles como la ideología y las opiniones políticas siempre irá acompañado de polémica.

Entradas relacionadas